La salud cardiovascular es la base para una vida plena. Desde hace décadas, las grasas y el colesterol parecen ser los culpables de los problemas cardiovasculares, pero no es así. Existen muchos tipos de grasas. Algunas sin duda son realmente malas pero otras son necesarias para el correcto funcionamiento de tu organismo. Sabes ¿cuantos huevos se pueden comer al día? Con conocimiento y pequeños retoques en tu dieta podrás mejorar tu salud cardiovascular.

El tip de hoy va de 5 alimentos a evitar para mantener un corazón sano. Todos ellos son alimentos inflamatorios que debes reducir o idealmente eliminar de tu dieta, si quieres mantener un funcionamiento cardiovascular óptimo.

 

Salud cardiovascular y alimentos a evitar

  1. Grasas Trans

    Se encuentran en la mayoría de las margarinas, snacks, alimentos procesados ​​y algunos aceites para cocinar. Estas grasas, a menudo incluidas en las etiquetas de los alimentos como aceite «hidrogenado» o «parcialmente hidrogenado», pueden reducir los niveles de colesterol HDL (el conocido como bueno) y aumentar el LDL (el malo). Además, evita las grasas poliinsaturadas calentadas, como el aceite de soja. Este tipo de grasas son tóxicas y su consumo regular puede tener una variedad de efectos negativos para la salud. No solo a nivel de salud cardiovascular. Un problema añadido es que la industria alimentaria intenta ocultar su presencia y la normativa lo permite para cantidades pequeñas. La única solución pasa por eliminar los productos procesados industriales de tu dieta.

  2. Proteína animal de baja calidad y en exceso

    La proteína animal de por si no es mala. De hecho, es la que mejor asimila tu cuerpo. El problema nace con los métodos de cría y engorde de los animales. Se ha demostrado que la proteína animal de baja calidad y consumida en exceso, aumenta los niveles de homocisteína, un aminoácido que en altas concentraciones puede contribuir a la enfermedad cardíaca. Pero no le tengas miedo a la carne. Comprar carne de calidad es una inversión de futuro y ayudará a mantener tu salud cardiovascular.

  3. Carbohidratos refinados

    Galletas, bollería, pasteles, pan, pasta, pan de molde y patatas fritas aumentan los niveles de triglicéridos y disminuyen el colesterol HDL. Generan un perfil lipídico poco saludable con partículas de colesterol de tamaño pequeño. Son perjudiciales para tu salud cardiovascular. Intenta eliminarlos de tu día a día. Pueden y deben ser, algo muy ocasional en tu dieta.

  4. Azúcar

    Dentro de los carbohidratos refinados mención a parte merece el azúcar. En 2016 salio a la luz que 3 científicos de Harvard en 1967 recibieron unos 43.500€ del lobby del azúcar para publicar un influyente artículo científico. El artículo culpaba las grasas saturadas de las enfermedades cardiovasculares y eximía el azúcar. Desde entonces, las recomendaciones dietéticas demonizan las grasas y hacen caso omiso del azúcar. Pues bien. En los últimos 40 años la salud cardiovascular de la población no ha hecho más que empeorar y el azúcar abunda en los productos procesados. Mucho mas de lo que piensas. Comprueba si eres adicto al azúcar.

  5. Sodio

    El sodio es necesario para mantener una dieta saludable, aunque en exceso puede ser perjudicial. La culpa del exceso de sodio en tu alimentación se la ha llevado la sal de mesa, pero no es así. El problema principal viene de los productos procesados, la mayoría muy ricos en sal, un muy buen conservante. La principal fuente de ingesta de sodio es el pan, seguido por los demás alimentos procesados. La sal al gusto, la que le agregas a tus comidas caseras, no es el problema. De hecho, si consumieras solo la sal de mesa, estarías más cerca de alimentarte de forma saludable. El exceso de sodio se ha relacionado con la presión arterial alta y el aumento de enfermedades cardíacas.