Porque engordo? La tasa de sobrepeso y obesidad a nivel mundial está aumentando considerablemente. Incluso la obesidad infantil, lo que hace que la población enferme en edades cada vez mas tempranas. La ciencia está de acuerdo: la obesidad es uno de los mayores problemas de la salud mundial. Se asocia con varias enfermedades, conocidas colectivamente como síndrome metabólico: presión arterial alta, azúcar en la sangre elevada y un perfil lipídico alterado y deficiente.


Las personas que presentan sobrepeso y síntomas de síndrome metabólico tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedad cardíaca y diabetes tipo II, en comparación con aquellas cuyo peso se encuentra en un rango normal.

En las últimas décadas, mucha investigación se ha centrado en las causas de la obesidad y cómo podría prevenirse o tratarse. Mientras la ciencia identificaba los motivos, la población ha sido victima de leyendas urbanas y de mensaje simplistas que lo único que han hecho es confundirla y empeorar la situación.

Nos han hecho creer que eran las grasas las que nos hacían engordar y que nos enfermaban, pero la evidencia científica apunta hacía otro lado. Puedes leer el post sobre el mito de las grasas para conocer mas detalles.

De hecho son varias las razones por las que engordamos y muy diversas dependiendo de cada persona. En este post vamos a destacar las principales razones del porque engordamos y cuales son las causas de la obesidad, una enfermedad que con el tiempo se vuelve crónica.

Porque engordo? Me falta fuerza de voluntad?

porque engordo falta de fuerza de voluntad

También nos han hecho creer que engordamos porque somos vagos y no tenemos fuerza de voluntad! Puede que en algunos casos si, pero eso no es del todo cierto.

Aunque el sobrepeso es en gran parte el resultado de la conducta alimentaria y el estilo de vida, algunas personas están en desventaja cuando se trata de controlar sus hábitos alimenticios.
La cuestión es que comer en exceso depende de varios factores biológicos, como la genética y las hormonas. Ciertas personas simplemente están predispuestas a aumentar de peso [1]. Te puede interesar conocer cual es tu somatotipo.

Por supuesto, las personas pueden superar sus desventajas genéticas cambiando su estilo de vida y comportamiento. Los cambios de estilo de vida requieren fuerza de voluntad, dedicación y perseverancia. Sin embargo, afirmar que el comportamiento es puramente una función de la fuerza de voluntad es demasiado simplista.
Hay que tener en cuenta todos los demás factores que determinan en última instancia lo que las personas hacen y cuándo lo hacen.
Aquí hay 10 factores que son las principales causas del sobrepeso, la obesidad y las enfermedades metabólicas, muchas de las cuales no tienen nada que ver con la fuerza de voluntad.

 

1. Genética

porque engordo genetica

La obesidad tiene un fuerte componente genético. Los hijos de padres obesos tienen muchas más probabilidades de volverse obesos que los hijos de padres delgados.
Eso no significa que la obesidad esté completamente predeterminada. Lo que comes tiene un efecto importante sobre qué genes se expresan y cuáles no.
Las sociedades no industrializadas rápidamente se vuelven obesas cuando comienzan a comer una dieta occidental típica. Sus genes no cambiaron, pero sí el ambiente y las señales que enviaron a sus genes.
En pocas palabras, los componentes genéticos predisponen a la posibilidad de sufrir sobrepeso, pero no lo determinan. Este estudio sobre gemelos idénticos lo demuestra muy bien [2].

“La genética influye en la obesidad, pero no la predetermina”

 

2. Comida basura de laboratorio

porque engordo adiccion comida

Los productos procesados son, en muchos casos, ingredientes refinados mezclados con aditivos. La mayoría de los productos procesados no se parecen en absoluto a alimentos reales. Muchos de ellos ni tan solo deberían llamarse alimentos. Estos productos están diseñados para:

  • ser baratos de producir y proporcionar mayores beneficios.
  • durar mucho en los estantes del supermercado.
  • ser tan sabrosos de estimular tus hormonas y no te puedas resistir.

“Es más fácil empacharse de galletas que saciarse.”

Te podría interesar: Aprende a leer las etiquetas de alimentos.

Por otro lado, la aportación de nutrientes de estos productos deja mucho que desear. Tanto en la cantidad como en la forma en la que los recibes.

El resultado es previsible:

Pocos nutrientes + muchas calorías + comer en exceso = sobrepeso garantizado

 

3. Adicción a la comida

porque engordo insulina

¿Somos adictos o golosos? Muchos alimentos basura azucarados y con alto contenido de grasa de mala calidad, estimulan los centros de recompensa en tu cerebro [3] [4].
De hecho, estos alimentos a menudo se comparan con drogas como el alcohol, la cocaína, la nicotina y el cannabis.
La comida basura puede causar adicción en individuos susceptibles. Estas personas pierden el control sobre su comportamiento alimentario, al igual que las personas que luchan contra la adicción al alcohol.
La adicción es un problema complejo que puede ser muy difícil de superar. Cuando te vuelves adicto a algo, pierdes tu libertad de elección y la bioquímica en tu cerebro comienza a tomar las decisiones por ti.
Algunas personas experimentan fuertes antojos de comida o adicción. Esto se aplica especialmente a los productos procesados azucarados y ricos en grasa. Seguro que nunca has tenido antojos por una manzana, pero sí de alguna bollería industrial.

Te puede interesar: Adicción al azúcar: síntomas, consecuencias y realidad de consumo

 

4. Marketing agresivo

porque engordo marketing agresivo

* Afortunadamente, ante las denuncias, la empresa se vio obligada a retirar el aval de la Asociación Española de pediatría.

La industria alimentaria productora de comida basura utiliza técnicas de venta muy agresivas.
Sus tácticas pueden ser poco éticas e intentan disfrazar unos productos basura por alimentos saludables. En muchas ocasiones, estas compañías, también hacen afirmaciones engañosas y lo que es peor, su foco apunta directamente a los niños.
En el mundo de hoy, los niños se vuelven obesos, diabéticos y adictos a la comida basura mucho antes de que tengan la edad suficiente para tomar decisiones. Con el agravante de que muchos padres piensan que están alimentando de manera saludable a sus hijos, victimas del marketing de la industria y de unas directrices institucionales totalmente influenciadas por intereses económicos.

Todo y que la industria quiera que pienses que sus productos son saludables, simplemente no lo son. Fíjate en los ingredientes y valora por ti mismo.

Te podría interesar: Pirámide de evidencia científica: mas allá de la opinión de expertos.

 

5. Insulina

La insulina es una hormona muy importante que regula el almacenamiento de energía, entre otras cosas. La dieta occidental promueve la resistencia a la insulina en muchas personas con sobrepeso y obesas. Esto eleva los niveles de insulina en todo el cuerpo, haciendo que la energía se almacene en las células adiposas en lugar de estar disponible para su uso [5].
Si bien el papel de la insulina en la obesidad es controvertido, varios estudios sugieren que los niveles altos de insulina tienen un papel causal en el desarrollo de la obesidad [6].
Una de las mejores formas de reducir la insulina es reducir los carbohidratos simples o refinados al mismo tiempo que aumenta la ingesta de fibra [7].
Esto generalmente conduce a una reducción automática de la ingesta de calorías y la pérdida de peso sin esfuerzo, sin contar calorías ni controlar porciones [8] [9].

Te podría interesar: Aprende a controlar la insulina para bajar el azúcar en sangre

 

6. Ciertos medicamentos

porque engordo medicamentos
Muchos medicamentos farmacéuticos pueden causar aumento de peso como efecto secundario [10].
Por ejemplo, los antidepresivos se han relacionado con un modesto aumento de peso a lo largo del tiempo [11].
Otros ejemplos incluyen medicamentos para la diabetes y antipsicóticos [12] [13].
Estas drogas no disminuyen tu fuerza de voluntad, alteran la función de tu cuerpo y tu cerebro, lo que reduce la tasa metabólica o aumenta el apetito [14] [15].
Reducir las calorías quemadas o aumentar el apetito abogan inevitablemente en el aumento de peso.

 

7. Resistencia a la leptina

porque engordo

La leptina es otra hormona que juega un papel importante en la obesidad.
Es producida por las células de grasa y sus niveles en sangre aumentan con una mayor masa grasa. Por esta razón, los niveles de leptina son especialmente altos en personas con obesidad.
En personas sanas, los altos niveles de leptina están relacionados con un apetito reducido. Cuando funciona correctamente, debe decirle a tu cerebro qué tan alta es tu grasa.
El problema es que la leptina no funciona como debería en muchas personas obesas, porque por alguna razón no puede atravesar la barrera hematoencefálica [16].
Esta condición se llama resistencia a la leptina y se cree que es un factor principal en la patogénesis de la obesidad. Los productos procesados están diseñados para estimular tus hormonas y engañarlas. No hay saciedad. Tu cuerpo pide mas y mas comida.

 

8. Disponibilidad de comida

porque engordo exceso comida

Es muy cierto que cada vez comemos mas y nos movemos menos. Cada vez hay mayor acceso a alimentos. En la sociedad occidental, lejos de aportarnos beneficios, este privilegio está provocando problemas. Es otro factor que influye drásticamente en el peso de las personas. La disponibilidad de alimentos ha aumentado enormemente en los últimos siglos, pero especialmente la comida basura.
Está en todas partes. Las tiendas exhiben alimentos tentadores que llaman tu atención y en los anuncios televisivos, la industria alimentaria te los vende como saludables y necesarios.
Otro problema es que la comida basura es a menudo más barata que los alimentos saludables.
Es una comida fácil y práctica lo que hace que la inmensa mayoría de personas caiga en la tentación. En el colmado del barrio de toda la vida hoy solo se venden refrescos, dulces y alimentos procesados y empaquetados.

9. Azúcar

porque engordo azucar

El azúcar es sin duda el peor aspecto de la dieta moderna. Consumido en exceso, cambia las hormonas y la bioquímica de tu cuerpo, lo que a su vez contribuye al aumento de peso.
El azúcar es mitad glucosa, mitad fructosa. Las personas obtienen glucosa de una variedad de alimentos, incluidos los almidones, pero la mayoría de la fructosa proviene del azúcar añadido.
El consumo excesivo de fructosa puede causar resistencia a la insulina y niveles elevados de insulina. Tampoco promueve la saciedad de la misma forma que la glucosa [17] [18] [19].
Por todas estas razones, el azúcar contribuye a un mayor almacenamiento de energía y, en última instancia, a la obesidad.
La obesidad, como puedes ver en este post, es una patología multifactorial pero lo científicos creen que el consumo excesivo de azúcar puede ser la causa principal.

Te podría interesar: Adicción al azúcar: síntomas, consecuencias y realidad de consumo

 

10. Desinformación

porque engordo desinformacion

La gente de todo el mundo está siendo mal informada sobre la salud y la nutrición, ya sea por intereses o por falta de un consenso universal.
Hay muchas razones para la desinformación, aunque depende en gran medida del lugar de donde la gente obtiene su información.
Muchos sitios web difunden información inexacta o incluso falsa sobre salud y nutrición, con el único objetivo de viralizar la noticia. Es decir: cuanto más gorda la digas mejor!
Algunos medios generalistas también simplifican demasiado o malinterpretan los resultados de los estudios científicos para generar mayor audiencia. Los resultados de los estudios, con frecuencia se toman fuera de contexto.
Otra información puede ser obsoleta o estar basada en teorías que nunca se han probado completamente.
La industria alimentaria también juegan un papel importante en todo esto. Una de las formas más utilizadas para promover sus productos es afirmar que ayudan a perder peso. Estas afirmaciones no se basan en evidencia científica y simplemente no funcionan.
Las estrategias de pérdida de peso basadas en información falsa pueden frenar tu progreso. Es importante elegir bien tus fuentes. Tanto de alimentos como de información.

Te podría interesar: Fake news: los tres pilares de la desinformación.

Conclusión

Si te preocupa tu línea no uses este artículo como excusa y darte por vencido.
Si bien no puedes controlar completamente la forma en que funciona tu cuerpo, puedes aprender cómo controlar tus hábitos alimenticios y cambiar tu estilo de vida.

Empieza con una alimentación saludable e incorpora gradualmente hábitos saludables que seas capaz de sostener.
A menos que haya alguna condición médica en tu camino, está en tu poder controlar tu peso.
A menudo se necesita un trabajo duro y un cambio de estilo de vida drástico, pero muchas personas tienen éxito a largo plazo a pesar de tener las probabilidades en su contra.

El objetivo de este artículo es abrirte la mente. Algo más que la responsabilidad individual desempeña un papel en la epidemia de obesidad. Los hábitos alimenticios modernos y la cultura alimentaria deben cambiarse para poder revertir este problema a escala global.
La idea de que todo es causado por la falta de fuerza de voluntad es exactamente lo que la industria alimentaria quiere que creamos, para seguir comercializando sus productos basura muy lucrativos a gran escala.

Si quieres perder peso de manera saludable te invito a leer este post: La clave para perder grasa. Es el primero de una trilogía.

Referencias

[1] The genetics of human obesity.

[2] The response to long-term overfeeding in identical twins.

[3] Daily bingeing on sugar repeatedly releases dopamine in the accumbens shell

[4] Evidence for sugar addiction: Behavioral and neurochemical effects of intermittent, excessive sugar intake

[5] Dietary patterns, insulin resistance, and prevalence of the metabolic syndrome in women.

[6] A causal role for hyperinsulinemia in obesity.

[7] Impact of Dietary Fiber Consumption on Insulin Resistance and the Prevention of Type 2 Diabetes.

[8] The effects of a low-carbohydrate ketogenic diet and a low-fat diet on mood, hunger, and other self-reported symptoms.

[9] Lack of suppression of circulating free fatty acids and hypercholesterolemia during weight loss on a high-fat, low-carbohydrate diet.

[10] Drug-induced weight gain.

[11] Weight gain in relation to major depression and antidepressant medication use.

[12] Antidiabetic medications and weight gain: implications for the practicing physician.

[13] Antipsychotic drugs and obesity.

[14] Stimulant medications decrease energy expenditure and physical activity in children with attention-deficit/hyperactivity disorder.

[15] Effects of antipsychotic medications on appetite, weight, and insulin resistance.

[16] Leptin resistance and diet-induced obesity: central and peripheral actions of leptin.

[17] Fructose, insulin resistance, and metabolic dyslipidemia.

[18] Effects of fructose vs glucose on regional cerebral blood flow in brain regions involved with appetite and reward pathways.

[19] Dietary fructose reduces circulating insulin and leptin, attenuates postprandial suppression of ghrelin, and increases triglycerides in women.